lunes, 29 de abril de 2013

Jánovas



Oooops, vaya!
Puedes leer esta crónica en mi libro "Historias Mínimas", a la venta en Amazon, cualquier librería bajo demanda, o pedírmelo directamente al correo electrónico hoysalgoenmoto@gmail.com: te lo enviaré encantado (y convenientemente dedicado) a la dirección que indiques.
Muchas gracias por tu apoyo!










6 comentarios:

  1. Curiosa historia la que nos traes hoy, y yo
    como no puede ser de otra manera me uno
    a tus deseos en la lucha contra esta injusticia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Destrodelto: si nos han de atropellar de esta manera, como mínimo que nos oigan...

      Saludos y buena ruta!

      Eliminar
  2. Excelente crónica y una gran historia de la enésima vez que el pez grande se come al chico.
    Impresionante.
    Gracias por compartirlo y contarlo a "tú manera".
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Mira por donde ahora se la historia de ese pueblo que veía cada vez que pasaba por la N-260, y no sabia el porque estaba abandonado.
    Gracias por compartirlo con nosotros

    ResponderEliminar