lunes, 11 de noviembre de 2013

Tor, una historia de violencia

La carretera C-13 es la arteria principal de la comarca catalana del Pallars Sobirà. En los márgenes de la carretera, multitud de negocios de "rafting" ofrecen aventuras para el hombre blanco acomodado.

En Llavorsí está el desvío a la Vall Ferrera, donde la orografía del terreno y la escasez de infraestructuras hacen una criba con los visitantes. Pero aún queda un último giro para acceder hasta un lugar al margen de modas y progresos.

En Alins, otro cruce nos deposita en una estrecha pista asfaltada que culebrea paralela al río Noguera de Tor. Y diez kilómetros más allá… el tiempo se detiene. Literalmente,  lo mires por donde lo mires: se acaba la carretera asfaltada, la luz eléctrica y la cobertura del móvil. Estamos en Tor, pequeño núcleo rural con cuatro casas habitadas (en verano), y protagonista de una de esas crónicas negras que de tanto en tanto nos regala este país.

Un letrero a pie de camino anuncia que estamos entrando en una “finca particular”, léase finca como todo lo que se ve desde aquí hasta la frontera andorrana, incluído el propio pueblo…
Los orígenes de la “sociedad de Condueños”

Se documentan asentamientos en Tor desde tiempos medievales, pero no se constituyó como pueblo hasta el año 1.812. Aquella zona remota era conocida por su riqueza agrícola y ganadera; en aquellos tiempos, se decía que “Tor es un cielo para animales y un infierno para las personas”, aunque su holgura económica les permitía “lujos” como por ejemplo pagar a un profesor de primaria para que subiera expresamente al pueblo. En 1.857, había censados 57 habitantes. 

En 1.896, con el objetivo de proteger tierras y estilo de vida, se constituyó la “Sociedad de Condueños de la Montaña de Tor”, que convertía a toda la montaña en propiedad común de los 13 hogares “que tenían fuego todo el año”, es decir, que vivían allí permanentemente. De esta manera, se prevenían contra una posible ingerencia “forastera” en la gestión de la montaña y de sus recursos.

Pocos años después, en dos de estas casas nacían dos varones que protagonizarían la vida del pueblo durante muchos años: Jordi Riba Segalàs, de “Casa Palanca”, y Josep Montané Baró, de “Casa Sansa”.

El camino de Andorra

Amigos de infancia y adolescencia, "Palanca" y "Sansa" se fueron distanciando, enzarzándose en rencillas que fueron en aumento. Quien sabe el por qué, tal vez rencillas familiares heredadas, o quizás algún malentendido con los contrabandistas. Y es que Tor comunicaba con Andorra a través del puerto del Cabús, camino por el que entraba todo tipo de contrabando, desde tabaco, alcohol y armas hasta utensilios de cocina esmaltados, pasando por extravagancias puntuales como un misil “Exocet” comprado en Francia y con destino Libia.

Durante la Guerra Civil, la pista de Tor fue utilizada por muchos exiliados que huían de la represión, pero también había tráfico de entrada: España era destino de muchos judíos que huían de la Europa ocupada. Se dice que en Tor asaltaban a muchos de ellos para robarles las pertenencias.

Se da la circunstancia de que, finalizada la Guerra Civil, algunos oficiales alemanes también utilizaron este camino para escapar de las represalias del bando aliado.

Guerra abierta

Durante la posguerra, se produjo el enfrentamiento que desembocó en enemistad insalvable entre “Sansa” y “Palanca”: en el año 1.944, la montaña de Tor sirvió de refugio para los “maquis” que luchaban contra el franquismo. Alguien llamó a la Guardia Civil, y hubo un enfrentamiento armado en el que cinco casas fueron incendiadas. “Palanca” acusó a “Sansa” de ser el que fue a dar el chivatazo a la Guardia Civil. Las casas arrasadas nunca se reconstruyeron.
grupo de "maquis"
El ambiente hostil, sumado a las precariedades de vivir prácticamente incomunicado y sin servicios básicos motivó un éxodo en los años 60, que llevó a vaciar el pueblo durante la temporada invernal.

Tanto Jordi Riba “Palanca” como Josep Montané “Sansa” tenían reputación de ser personas de trato difícil: ambos eran puro nervio.
Josep Montané "Sansa"
Jordi Riba "Palanca"


Dinero sucio. Primeras muertes

Años 70. La parte de la montaña de Tor que lindaba con Andorra estaba partida por igual entre los terrenos de Sansa y Palanca, y por cada uno de ellos discurrían sendos caminos que desembocaban en el mismo lugar: la frontera. Eran vías muy "transitadas" por profesionales del estraperlo, que debían pagar un peaje a sus propietarios para utilizarlos, ya fuera dinero en metálico, parte de la "mercancía", o en el caso de Sansa, algún viejo todoterreno que utilizaba hasta reventarlo. Hasta hace pocos años, todavía era posible ver alguno de estos vehículos pudriéndose entre los pastos de la montaña.

Año 1976. Sansa, junto a otro vecino llamado Cerdà, reclamaron la propiedad exclusiva de la montaña de Tor, alegando que ellos eran los únicos que vivían allí “todo el año”. Estaban asesorados por el abogado maño-andorrano Rubén Castañer Ejarque, un matón con traje y corbata que llegó a estar oficialmente expulsado de Andorra durante varios años. El caso es que la intención del abogado Castañer era crear en las montañas de Tor un gran complejo invernal, incluyendo una estación de esquí, apartamentos y hoteles; decía tener "liquidez sobrada", proporcionada por unos inversores ingleses.
Rubén Castañer
Palanca no reconoció la declaración unilateral de Sansa y Cerdà, amparándose en los estatutos del siglo XIX, y en 1978 creó una “junta paralela” con los propietarios excluidos. Una de las primeras decisiones que tomaron fue arrendar la montaña a dos leñadores gitanos de Vic: Pedro Liñán y Miguel Aguilar. Este último era fácilmente reconocible porque siempre llevaba a la vista un cuchillo puñalero.

El 3 de julio de 1.980, Castañer subió a Tor para hacer unos recados, acompañado de dos “escoltas”: Dionisio Rodrigo (guardia civil retirado, siempre acompañado de su revólver) y Ramón Miró. En un lugar lugar tan pequeño fue inevitable que se encontraran las dos partes enfrentadas: Palanca, Rubén y sus respectivos secuaces se enzarzaron en una acalorada discusión que acabó en acometida mutua. Apareció el cuchillo de Miguel y la pistola de Dionisio; pocos instantes después, Ramón Miró era cadáver, y Pedro Liñán quedaba malherido por los disparos de Dionisio; murió mientras Palanca lo evacuaba al médico de Alins.

La justicia detuvo y acusó de homicidio a Dionisio Rodríguez y Ramón Miró; cumplieron 7 y 8 años de prisión, respectivamente.

El conflicto de Tor entraba en una nueva dimensión; un albañil que en aquellos tiempos hacía obras de rehabilitación en una casa del pueblo, explicaba que “allí no hay ley, es otro mundo: si no vas armado, no eres nadie”. Él mismo trabajaba teniendo siempre a mano una escopeta cargada.

Sansa, asesinado.

Durante los años 80 y primeros 90, Tor dio acogida a diferentes personajes marginales; Sansa empieza a acoger a neorurales de pasado oscuro para que se establecieran en sus dominios. Construyó un campamento con tiendas indias en el Pla de Llumaneres, que rebautizadon como “camping Sansa”. Entre los recién llegados estaba Miquel Olivella, alias “skin”, temido por su carácter violento, Josep Mont, contrabandista de poca monta, y la prostituta Marli Pinto.

Palanca, por su parte, empezó a dejarse ver con un mozo de Jaén llamado Lázaro Moreno, también de modales agresivos.

Lázaro Moreno
En marzo de 1995, y cuando nadie se lo esperaba, el juez de Tremp decide dar carpetazo definitivo al asunto de Tor, y declara dueño único a Josep Montané, Sansa.

Cuatro meses después, en julio de 1.995, Sansa aparece asesinado en su borda de Tor. Tenía un cable enrollado en el cuello, hematomas en diversas partes del cuerpo (especialmente en los genitales), y un fuerte golpe en la cabeza.

En un pueblo donde todo se sabe, nadie dijo haber visto u oído nada.

Unos meses después, un neo-rural del “camping Sansa”  de nombre Antonio Gil José, se presenta en la Guardia Civil informando de que él fue testigo del asesinato, y señala directamente a dos de los campistas de las tierras de Sansa: los antes mencionados Josep Mont y Marli Pinto. El móvil del crimen habría sido una supuesta deuda de un millón de pesetas que Sansa tenía con los acusados.
Antonio Gil José
Mont y Marli fueron detenidos y pasaron 14 meses en prisión preventiva. Durante el juicio, no se pudo probar su participación en el crimen, y fueron absueltos, principalmente por el inconsistente testimonio de Antonio Gil, persona que, según valoración del médico forense, presentaba un importante desorden emocional.
Josep Mont y Marli Pinto
Desde entonces hasta hoy, otra sentencia judicial ha vuelto a dejar la montaña de Tor como propiedad colectiva de todos sus habitantes. Tanta reyerta sólo sirvió para volver otra vez al acuerdo de 1.897, es decir, para nada.

-Josep Montané, “Sansa”  descansa en el cementerio de Araós.

-Jordi Riba, “Palanca” sigue acumulando pleitos, denuncias y follones con la justícia. 

-“Cerdà”, es un ciudadano que se mueve sin polémicas por La Seu d´Urgell. No le gusta hablar de Tor.

-Josep Mont murió en 2004 a causa de sus excesos con el alcohol.

-Marli Pinto estuvo ingresada en un centro de desintoxicación de Barcelona hasta el 2004.

-Lázaro Moreno se peleó con Palanca y se separaron poco antes del 2000. A finales de los 90 se casó con una “pubilla” de Tor. Sigue metido en problemas, peleas y amenazas. Vive cerca de Tor.

-Olivella “el skin” se marchó de Tor al morir Sansa. Dos años después, fue encarcelado en Miami (USA) por tráfico de drogas.

-Rubén Castañer siguió con sus martingalas. Abrió un club de alterne en la Manga del Mar Menor, y tuvo un accidente de tráfico del cual sobrevivió sin secuelas. No se ha vuelto a meter en el avispero de Tor. Vuelve a tener la entrada permitida en Andorra. El letrado que le asistió en sus problemas legales, Miguel Hortal, es un franquista confeso que recientemente se vio involucrado en un caso de venta de obras de arte robadas.

-Antonio Gil José, siguió dando tumbos por el mundo hasta que se estableció como pastor de ovejas en la Cerdanya

De visita

Con los antecedentes explicados, es normal que plantearse una visita a Tor genere un punto de inquietud. Tres kilómetros antes de llegar a Tor, el asfalto se termina, y un cartel explica a quien quiera leerlo que, a partir de allí,  es una finca privada.

Mientras debatiamos la idoneidad de obedecer o no aquel cartel, pasaron dos coches en dirección a Tor: un monovolumen cargado de jóvenes, y un Audi todoterreno que se paró un momento a nuestra altura para preguntarnos si faltaba mucho para el pueblo; más tarde volveremos a verlos a todos en diferentes circunstancias, ninguna de ellas agradable.

Finalmente, hemos decidido aparcar la moto junto al cartel prohibitivo de marras, y dar un paseo que en media hora debería llevarnos al pueblo... Feliz decisión, ya que más adelante había una "trampa" de barro en la que nuestra Varadero habría sucumbido. El monovolumen de los jóvenes ha pagado cara la osadía de aventurarse por caminos indómitos, reventando el cárter motor. Tampoco tienen cobertura de móvil. Finalmente, deciden montar una expedición para desandar hasta allá donde encuentren señal de teléfono, y pedir asistencia.


En varios puntos del camino se leen inscripciones de que la montaña es propiedad de la "Sociedad de Condueños". Se dice que estos rótulos fueron obra de "Sansa"
Justo cuando divisábamos las primeras casas de Tor, nos sorprendió un atronador disparo de escopeta. Muy cercano. Venciendo las ganes de largarse de allí pitando, hemos continuado caminando con paso corto y vista lejos. Una de las primeras casas es “casa Sisqueta”, y dos parasoles en la puerta insinúan que allí se presta servicio de bar. Junto a los parasoles, un individuo está junto a un crío de unos cinco años. El hombre nos ve llegar, y quita disimuladamente de las manos del niño la escopeta que acaba de disparar. Cuando llegamos a su altura, ni se me ocurre discutir sobre legislación de armas o responsabilidad paterna con un tipo que sostiene una escopeta cargada. En su lugar, le brindamos un “bona tarda” que él nos devuelve con una mueca que recuerda a una sonrisa.

Gracias al trabajo previo de documentación, reconocemos las principales casas del pueblo, incluídas las de Sansa y Palanca. Calle arriba, están las ruinas de las casas destruidas durante las escaramuzas con los maquis en 1.944... El río Noguera de Tor baja ruidoso partiendo el pueblo en dos mitades.



En el otro extremo, la calle principal, que nunca ha dejado de ser camino, se pierde montaña arriba. En la cima está Andorra.
 
El camino sube hacia Andorra
Volvimos a encontrarnos con la familia del Audi, y comentamos la anécdota de la escopeta: “¡el mocoso disparó casi al lado nuestro!”, exclamó el atribulado padre.

Regresamos hacia la moto. Antes de salir del pueblo, nos hemos vuelto a encontrar con el tipo de la escopeta, continúa junto a los parasoles de casa Sisqueta: "¿Sirven bebidas ahí dentro?", le pregunto, “sí sí”, me dice, con la misma sonrisilla de no-me-fio-una-mierda-de-tí, “da un grito dentro si no ves a nadie, que ya bajarán”. Asomo la cabeza al interior, donde hay una destartalada mesa rústica, algunas cajas desparramadas y nada más. Una bombilla, que funciona gracias a un generador portàtil, ilumina precariamente la estancia: “Hola!! Què hi ha algú??”, “Ja baixo!” me responde una voz desde arriba… La última sorpresa antes de marcharme: la mujer que baja del piso superior es Pili, hija de Sisqueta, y esposa de Lázaro Moreno. Por supuesto, nuestra relación es estrictamente comercial, y le compro dos aguas. Ni una palabra de su vida matrimonial.

Nos marchamos por donde hemos venido. El monovolumen malherido continúa allí donde lo habíamos dejado: todo el grupo sigue ausente, a la búsqueda de la cobertura perdida, y el conductor se ha quedado en plan centinela. El pobre diablo está consumido por la incertidumbre, y sus únicas certezas es que está cayendo la noche, y que preferiría estar en cualquier otro lugar. “Estamos de despedida de soltero”, nos dice, “por lo menos, el novio se ha ahorrado esto: anoche pilló una indigestión, y está en el hospital de Tremp”

Segunda visita, esta vez entrando desde Andorra, en lo alto del port del Cabús... Sólo hay asfalto por la parte andorrana; más allá, el camino empieza bajando con suavidad, pero poco después se convierte en una incómoda pista llena de piedras picudas. Decido no tomar riesgos, y sólo me interno un kilómetro. A mis pies tengo una fenomenal panorámica de la montaña de Tor, y el "pla de Llumaneres", lugar preciso donde se bifurcan los antiguos caminos de "Sansa" y "Palanca".
Hacia el Norte, el camino de Sansa; al Sur -por donde circula el 4x4-, el de Palanca. A la derecha se pierde la pista que sube a Andorra.
Como el camino se me resistía desde la moto, decidí cargar la bicicleta de montaña, y volver a subir desde Alins: una ganancia en discreción (un tipo en bici no parece sospechoso de tramar algo), y por otra parte, la lenta cadencia del pedaleo me facilitará una observación más detallada.

Aún no he llegado al famoso letrero "Finca particular Tor-Andorra", y ya estoy desfondado por la dureza de la subida.

De nuevo, Tor. Es la hora de comer, y aparte de un matrimonio de edad avanzada entrando en "casa Sisqueta", no se mueve nada... Pocos minutos después lo dejo atrás, y ataco la pista de Andorra. No tardo en perder de vista el pueblo, encajonado en el valle.
Algunos kilómetros más allá, desisto de alcanzar la cima porque mis piernas piden clemencia. Doy la vuelta y me dejo caer hasta el coche, no tuve que dar pedales ni una sola vez.

Aquella noche soñé que me moría, y tenía que subir al cielo pedaleando en la puta bicicleta.

Y hasta aquí la historia. Pese a todo lo leído, os recomiendo que visitéis el lugar sin prejuicios ni sugestiones, el lugar vale la pena.

17 comentarios:

  1. Madre mía, qué historión. Por cierto, ¿a los de la despedida, los rescatarían o se los comieron los lobos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Supongo que tuvieron final feliz, si no supongo que los habrían sacado en las noticias ;-)

      Gracias por el seguimiento!!

      Eliminar
  2. Impresionante y pavorosa historia, una más de esta España cainita y envidiosa. Alguna que otra he escuchado de habitantes de las Hurdes, pero ahí era más por hambre que por otras razones.
    Me ha gustado tu investigación -detectivesca total- y las vías de acercamiento -la del sueño con la bicicleta es genial, je,je-. Un buen relato aunque sólo roce lo motero tangencialmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santi! Gracias por tus halagos, y tienes razón en que la moto cada vez tiene un papel más secundario, pero qué le voy a hacer, es lo que me piden las musas ;-)

      Agradecido otra vez por tu seguimiento, abrazos y nos vemos en ruta!

      Eliminar
  3. Historia,leyenda..moto, ya estoy enganchado. Esperando la siguiente. Muy bien relatado el del accidente ferroviario en el Bierzo que ya leí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el seguimiento!! Cada lunes, una "píldora" nueva, ya sabes ;-)

      Saludos y buena ruta!

      Eliminar
  4. Sigues siendo Grande Manel; si llegas a escribir "100 años de soledad", se hubiese entendido mejor que con "ese" Garcia Marquez... Cuando vallas a investigar en bici, llámame que te llevo hasta la frontera. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que llegamos a la frontera y más allá, Chiqui!! Me sacas siete pueblos de ventaja en piernas sobre una bicicleta...

      Gracias por los halagos y por tu seguimiento, un abrazo y hasta pronto!

      Eliminar
  5. Sin duda que nos encontramos en un lugar singular de la geografia catalana alejado de la civilització y donde se enconden historias muy interesantes. Gracias Manel por refrescarnos la memòria, me gusta mucho decir que para entender el presente deberíamos conocer el pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malauradament, molt sovint coneixem el passat, però continuem ensopegant amb la mateixa pedra...
      Merci pel seguiment, salut!

      Eliminar
    2. Magradaria saber don ets Manel ia k sentí moltisima kuriusitat de pujar allá tor!
      Soc de olot com podriem posarnos en contacte?

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Impresionante labor de investigación... como nos tienes acostumbrados. Sabía de la historia de Tor pero no con el detalle que llegas a alcanzar. Solo fui una vez con una amigo, los dos con nuestras motos en un estupendo día de sol de principios de otoño. Tomamos un refresco en el bar de "las sombrillas" y ascendimos hasta Andorra. Es pueblo llega a resultar "tenebroso" por el aspecto y por la historia pero los paisajes de la parte alta son espectaculares y bien merecen un paseo. La Varadero te llevará arriba sin problemas, confía en ella. Muchas gracias por el trabajo de información y redacción :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pregunta es: dónde NO has estado aún? Jejejeee... Ahora en serio Santi, que una institución como tú me valore de esta manera, es un impresionante chute de motivación. A ver si algún día volvemos a coincidir en caminos indómitos.
      Un abrazo y hasta pronto!

      Eliminar
  8. Manel, impresionante relato que me ha cautivado tanto que este verano quiero vivirlo in situ, la pregunta es directa, ¿es posible ir desde andorra a Tor en moto de trail?, muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gabriel! Me alegro que te haya gustado el reportaje...
      Sobre acceder a Tor en trail, te comento que depende de tu experiencia fuera de asfalto: entrando desde Andorra, es cuesta abajo, y el camino va un punto más allá del "paseo". Si has hecho enduro será pan comido, pero si te mueves principalmente por asfalto... te recomiendo que subas desde Alins en un día veraniego y seco. Durante el invierno, el pueblo está incomunicado por tierra a causa de la nieve.
      Historias truculentas aparte, el entorno es fantástico, poco tocado por la civilización. Saludos y buena ruta!

      Eliminar
  9. Joder.
    No tengo mas palabras.
    Bueno, si.
    Parece un realto del mejor CINE NEGRO.
    Asi, con mayùsculas.

    ResponderEliminar