jueves, 25 de agosto de 2011

Sierra de Guara


Cuando los arborígenes australianos llegan a la adolescencia, han de cumplir un ritual consistente en vivir seis meses en el desierto para que, a la vuelta, aprecien los bienes que disponen; a este aprendizaje lo llaman “Walkabout”, expresión también utilizada para referirse a un breve período de tiempo durante el cual se mantiene un tipo de vida errante.

Los motoristas sabemos mucho de walkabouts, ya que en ocasiones nos lanzamos a la carretera sin planificar nada, rodando solo por placer, y este relato por la sierra de Guara es un ejemplo de ello: antesala del Pirineo oscense, Guara es una perfecta desconocida para la mayoría, y un lugar ideal para escapar de las masas.

El viaje empieza a los pies de la presa del Grado I, que con sus 130 metros de altura contiene las aguas del segundo mayor embalse de Huesca. La carretera que recorre la presa es la que lleva al santuario de Torreciudad, cuya construcción fue promovida por Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. El estilo constructivo, tan atractivo como un pabellón de baloncesto, indica que es de factura reciente, finalizado en 1975. Junto a las aguas del embalse también está el pueblo de Mipanas, forzosamente abandonado y repoblado en la década de los 80 por siete familias catalanas que abandonaron sus trabajos para dedicarse a la reconstrucción del pueblo; actualmente hay diez casas ocupadas, sin derecho a propiedad. Mipanas no tiene luz, ni alcantarillado, ni ningún servicio básico. Recientemente, uno de sus pobladores consiguió una regiduría en Naval, municipio del que dependen.






Y precisamente Naval es la próxima parada, ya que el pueblo tiene una explotación salinera, y junto a ésta un pequeño complejo de piscinas saladas donde los bañistas flotan como boyas.


La ruta continúa en dirección norte por una carretera sin marcas de carril, rodeado de campos de cultivo y bosques que crecen a su albedrío. Para llegar a Santa Maria de Buil hay que encabezonarse en ello, ya que el desvío para es poco más que un camino asfaltado. De lejos transmite bucolismo, y sus veintipico vecinos viven con mucha distancia entre ellos. Un abuelo estaba tomando el fresco junto a la iglesia de san Martín me dio un desconcertante consejo: “Si vas a Latorrecilla, vigila desde qué ángulo lo retratas, a los de allí no les gusta que la torre del agua se vea más alta que la iglesia”.

Y efectivamente, llegando a Latorrecilla las siluetas del depósito de agua y el campanario rivalizan en altura.


En Sarsa de Surta, unas ruinas junto a la carretera parecen indicar un abandono absoluto, pero al otro lado del río hay vida en algunas casas: tras quedar despoblado durante la segunda mitad del siglo XX, en los últimos años ha vuelto la vida, circunstancia que ojalá viéramos más a menudo. 



En Colungo se me acabó la luz del día, así que contraté habitación en una hospedería a precio de derribo, trato afable y derecho a guardar la moto en el establo.

La siguiente parada de la mañana siguiente fue Alquézar, el imán que más visitantes atrae la sierra de Guara. Dicen que es el pueblo más bonito de Aragón, afirmación audaz pero no desprovista de poderosos argumentos.


La carretera continúa teniendo el calamitoso estándar de cualquier secundaria aragonesa… En Bierge, unos cuantos valientes se precipitan desde su famoso “salto”, un azud artificialmente formado en el río Alcanadre con una caída libre de diez metros.

Bastarás es un despoblado que el empresario minero Victorino Alonso compró en su totalidad, y lo blindó con vallas y perros sueltos; todo el perímetro es un coto de caza, y los visitantes no son bienvenidos. En 2016, Alonso fue condenado a dos años y medio de cárcel por arrasar el yacimiento neolítico de la cueva de Chaves, dentro de los límites de Bastarás: lo echó todo abajo para poner unos abrevaderos, hay que joderse. Actualmente, las casas del municipio se alquilan para fines de semana.


En Aguas, una pista asfaltada conduce hasta el pantano de Guara; su presa es un espectáculo, ya que está encajonada entre dos hendiduras. Otra pista me aúpa al embalse de Vadiello;  la carretera quiere continuar más allá, incluso se molestaron en construir una serie de túneles para circunvalar el pantano, pero un tremendo socavón nunca reparado obliga a dar media vuelta.







La guinda a esta excursión la pone la subida al “Salto del Roldán”, vertiginoso barranco delimitado por las peñas de San Miguel y Amán. Es posible llegar con la moto hasta un aparcamiento al pie de la peña San Miguel (el barranco es de vértigo, y de hecho hay un coche siniestrado en la ladera), pero para llegar hasta la cima deberás traer pertrechos de via ferrata, o el disgusto puede ser de órdago. Aún sin ganar la cima, las vistas son soberbias. 




Con la Olla de Huesca a mis pies, doy por finalizada esta escapada... Saludos y buena ruta!

7 comentarios:

  1. Te vas superando en lo de relatar rutas... y esa zona tiene en su contra estar a la sombra de los gigantes montes que tiene más al norte, pero es en sí una pasada... pero mejor para otoño.

    ResponderEliminar
  2. Grqacias, Gonzalo! Y en lo de ir al otoño, tienes toda la razón, no veas cómo cae el sol por estos lares...

    ResponderEliminar
  3. Que coincidencia! ayer mismo estaba viendo en la TV un reportaje sobre el caso que mencionas de Bastarás... gran ruta y guapas fotos tron!.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Esto se avisa antes, te hubiera recomendado un par de sitios, pa comer i beber claro está. Colungo conocido por su anís de cafe i el de rosas, caerian un par de chupitos antes d ir a dormir? Alquezar, tierra d mis ancestros, como dirias tu, el descenso al rio por las pasarelas te hubiera gustado. Pero para esto necesitas un dia entero i se trata de ir en moto no? Viaje precioso

    ResponderEliminar
  5. Por partes! No sabía lo del anís de Colungo, pero ahora que lo dices, sí que flotaba su aroma en el ambiente... Tomo nota de lo del descenso del río, y ya hablaremos de esos sitios donde se come bien ;-) Gracias por los halagos, nos vemos en la cueva!

    ResponderEliminar
  6. ¡Has planeado una ruta perfecta, enhorabuena! Seguro que disfrutaste un montón.
    En mi página tengo varias excursiones, muchos de los sitios ya los has visitado con esta ruta.
    Un saludos

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias! Tu blog es una gran fuente de grandes ideas, espero que sigas llenándolo, y que nosotros lo vayamos leyendo! Un saludo y nos vemos en ruta ;-)

    ResponderEliminar