martes, 14 de octubre de 2014

Escó








7 comentarios:

  1. Mira que no he pasado veces por ahí pensando que abria sido de ese despoblado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó lo mismo... hasta que un día dije "hoy paro, diablos!!"
      Saludos y buena ruta!

      Eliminar
  2. Ostras!!!, como ClayR también he pasado por ahí alguna vez pero no darle ninguna importancia.
    Tremenda la historia y como disfruto con vosotros descubriendolas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el halago, José! Por cierto, te devuelvo la "cortesía": ya estás linkado a tu blog también desde esta página ;-)

      Eliminar
  3. Mi perdición, pasear por esos rincones aunque en el ambiente siempre hay una triste historia de abandono.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el "ying" y el "yang" de estos sitios: la emoción secreta del desubrimiento, mezclado con la pesadumbre por las historias que hay ahí enterradas...
      Saludos y buena ruta!

      Eliminar
  4. Yo hoy he pasado por ahi porque hace años una amiga fue y conoció a los ultimos habitantes. Hoy he estado hablando con uno de ellos casi una hora. se nota que hablan a menudo y que tenia ganas de palique! muy majo nos ha acompañado a ver el pueblo.

    ResponderEliminar